Menopausia, un nuevo comienzo.

Nuestra herencia cultural nos ha enseñado que la menopausia es un periodo donde debemos  “curar” los síntomas causados por este proceso natural.

La mentalidad de la medicina ortodoxa considera la menopausia como una enfermedad y como tal es tratada con medicamentos que evitan que este proceso se desarrolle de forma natural y el cuerpo se vaya adaptando a los cambios.

Eliminar esta creencia que nos ha inculcado la sociedad ( publicidad, farmacéuticas… incluso la experiencia que hemos vivido en nuestra propia familia) en la que la mujer entrada en esta fase parece perder su atractivo, vitalidad, pierde su apetito sexual y se vuelven más frágil, sólo hace que en vez de creer en nuestra capacidad de continuar siendo las mujeres que deseamos siempre permitamos que nuestro cuerpo y mente se deterioren con la edad.

Una vez que la mujer comprende que el verdadero significado de la menopausia ha sido degradado, como otros muchos procesos del cuerpo femenino, será capaz de fortalecer su vida y comprensión intuitiva.

Conectar con esta oleada de inseguridad cultural respecto a esta etapa  puede agravar  síntomas desagradables asociados  como sofocos, depresión, cambios de humor y esa sensación de pérdida de identidad.

Por el contrario esa “metamorfosis de la mitad de la vida” ofrece a la mujer un gran abanico de comprensión y exploración del poder femenino. En este momento la mujer debe escuchar atentamente su guía interior y atender a sus necesidades para organizar esta fase con máxima sabiduría y poder para crear salud .

 

El climaterio es un periodo de duración entre 6 y 13 años,  que rodea la menopausia en los que la mujer va experimentando cambios graduales en la función ovárica.

La  perimenopausia son los años que preceden a la última menstruación y es el momento en el que la mujer más necesita estar apoyada y ayudada para comprender y abrazar esta nueva etapa de su vida.

La transición menopáusica es el periodo idóneo para concentrarse en la prevención de problemas que, si no están necesariamente asociados a la menopausia, al parecer se intensifican en este periodo.

Entre los 42-49 años la mujer comienza a experimentar una etapa en su vida en la que expresa sus valores más que nunca, es más capaz  de decir la verdad y no inventar escusas para los demás, además es un momento en la que se busca la paz mental ante todo.

Es en este periodo cuando puede empezar  a experimentar faltas en las reglas y las primeras fases de los cambio hormonales, de ahí,  que estos años sean los idóneos para comenzar a mejorar y fortalecer la salud que nos sostendrá el resto de nuestra vida.

Entre los 49-55 años los cambios hormonales estarán en todo su esplendor, tras este periodo la mayoría de las mujeres restablecen el equilibrio hormonal y suelen estar más libres que nunca para dedicarse a sus intereses personales y sociales.

Lo que experimente la mujer en la menopausia va a depender de muchos factores, no únicamente hormonales como, su herencia personal, sus expectativas de vida, su autoestima y por supuesto su alimentación.

En este periodo la mujer mira hacia atrás en su vida y puede sentir frustración por todo aquello que no realizó cuando era joven y tendrá necesidad de preparar el terreno para la siguiente fase de su vida.

 

Existe una amplia variedad de opciones para tratar los síntomas más comunes de la menopausia, desde hormonas que se producen naturalmente, homeopatía u otras terapias naturales que pueden ayudar mucho en este proceso.

¿ Qué debemos tener en cuenta para comenzar a cuidarnos?

  • Pensamientos y emociones saludables y positivas.

Hay estudios que demuestran que “pensar con el corazón” aumenta la capacidad para producir DHEA( hormona que también producen los ovarios y está relacionada con la respuesta sexual, libido y bienestar general)

  • Dormir suficiente

Imprescindible para que nuestro cuerpo pueda realizar todas sus funciones de regeneración.

  • Correcta y equilibrada nutrición

Sigue una dieta basada en alimentos integrales, frutas y verduras especialmente las crucíferas, elimina el azúcar, comida basura y cafeína, come suficiente proteína de calidad ( carnes magras orgánicas y pescados), consumo de vitaminas y minerales, especialmente vitamina C, grupo de vitamina B destacando la vitamina B5 y magnesio.

  • Fitoterapia

Los suplementos de hierbas nos pueden ayudar mucho tanto a equilibrar nuestras hormonas como a aumentar nuestro nivel de energía, el eleuterococo o ginseng siberiano(Eleuterococcus senticosus) suele ser muy útil para la función suprarrenal, la cimicífuga racemosa es otra planta que nos puede ayudar a nivel hormonal y a los síntomas asociados.

  • Priorizar tus actividades o compromisos.

Acepta todo aquello que te vaya a aportar energía y vitalidad, descartando todo lo que no te apetezca de verdad y te agote.

  • Ejercicio

Realizar un ejercicio entre leve y moderado al menos tres veces en semana es muy útil. No debes sentirte agotada tras la realización del mismo, si es así debes disminuir la frecuencia o la intensidad.

En los próximos post seguiremos tratando de forma más detallada la menopausia, conociendo las hormonas que intervienen en este proceso, que alimentación es más adecuada y qué técnicas o terapias naturales podemos usar para ponernos en forma en esta nueva etapa de nuestra vida.

2 comentarios en «Menopausia, un nuevo comienzo.»

  1. Muy interesante…era un tema al que no daba importancia al verlo como muy a futuro por mi edad, pero el otro día una amiga me comentó que con 38 años ya no tenía regla, es posible llegar a la menopausia con esta edad?
    Muchas gracias!

    Responder
    • Hola Gema, si es posible. El climaterio es un proceso bioquímico que dura entre 6 y 13 años y en este periodo es posible que falten reglas durante varios meses y luego vuelvan, hay casos incluso de mujeres que han tenido interrupciones de un año y luego han vuelto a tenerlas, depende de cada caso particular.
      Se dice que en circunstancias normales por lo general la mayoría de las mujeres tendrán la menopausia más o menos a la misma edad que la tuvo su madre, pero depende de muchos factores como alimentación, la salud de nuestro sistema femenino y otros agentes.

      Responder

Deja un comentario

20 − 8 =