Menopausia I. Prepárate para el cambio.

Conocer nuestros cambios físicos y estar preparadas para ellos es el primer paso para la aceptación y comprensión de esta nueva fase que vamos o ya  estamos experimentando.

Los síntomas en la menopausia se han atribuido principalmente a la insuficiencia de estrógeno, pero hay otras hormonas como los andrógenos( DHEA), testosterona y progesterona de las cuales también depende el bienestar total durante y después de la menopausia.

Los andrógenos están relacionados con la respuesta sexual y la líbido, además del bienestar general y son producidos en otras partes del cuerpo (glándulas suprarrenales, piel, músculos, cerebro, glándula pineal, folículos capilares y grasa corporal) además de en los ovarios.
Así pues cuando la producción hormonal de los ovarios disminuye en la menopausia se produce una doble producción de los mismos en estos sitios, actuando como estrógenos débiles y como precursores para la producción de estrógenos.

Esto explica que una mujer sana está equipada de forma natural para hacer frente a los cambios hormonales de sus ovarios sin tener que recurrir a tratamientos hormonales sustitutivos.
¿Entiendes ahora la importancia de mantener un estado adecuado de salud en esta etapa?

Es evidente que muchas mujeres sufren durante la menopausia pero estos síntomas suelen deberse al agotamiento crónico de los recursos metabólicos durante los años de la perimenopausia (años que preceden a la última menstruación).
El éxito a la transición a esta etapa dependerá del estado en el que se encuentren nuestras glándulas suprarrenales y del estado de nutrición general, ya que en una mujer sana estas glándulas serán las encargadas de relevar la producción de hormonas de los ovarios.
Las glándulas suprarrenales son las que nos proporcionan energía y entusiasmo y son las principales “absorbentes e disgustos”,

Alguno de los síntomas que nos indican que nuestras glándulas están debilitadas podrían ser:
– Dificultad para pensar con claridad.
– Insomnio, aún estando agotada.
– Infecciones recurrentes, depresión
– Mala memoria
– Dolor de cabeza
– Deseo de comer dulces.
– Falta absoluta de interés sexual.
Además también puedes experimentar sensación de aturdimiento al despertar y dificultad para levantarte, necesidad picotear durante el día tomar café para seguir adelante…
¿ Reconoces alguno de estos síntomas?

Está demostrado que muchos estados de cansancio continuo se relacionan con mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales, generalmente a consecuencia de un permanente estrés emocional o nutricional.
Cuando la mujer llega a la menopausia agotada a nivel nutricional y emocional y se ha visto afectado el funcionamiento óptimo de las glándulas suprarrenales es necesario reestabelcer el equilibrio endocrino.

En el post anterior te sugería algunas recomendaciones para comenzar a encontrar tu equilibrio físico y emocional, puedes verlo aquí, además hoy te dejo una lista de factores estresantes que debes evitar para mantener equilibrada tu función suprarrenal:

Factores emocionales: ansiedad, depresión, miedo, rabia, culpa…

Factores ambientales y físicos: exposición a toxinas ambientales, alérgias, ejercicio excesivo, exceso de trabajo( físico o mental), intervención quirúrgica, sueño insuficiente, enfermedades crónicas, lesiones o traumatismos, alteración del ciclo de la luz ( turnos de noche).

Ahora que ya sabes que factores pueden marcar el camino de tu menopausia, identifica cuales forman parte de tu vida y comienza el proceso de cambio.

Tú eres la única creadora de tú salud.

 

Deja un comentario

tres × 1 =

Hablar con Isabel
1
Hola
¿ en qué puedo ayudarte?