Intuición femenina, una brújula hacia nuestro conocimiento.

Cuantas veces has sentido esa vocecita que te dice lo que debes hacer, aunque no sea lo que más deseas, o te llama una persona en la que justo estabas pensando o tienes la corazonada sobre algún suceso o sobre alguien.

Seguro que muchas veces, es lo que muchas personas llaman intuición o sexto sentido. Es muy conocido el dicho de que las mujeres poseemos este sexto sentido o intuición femenina  y es cierto que cuando las mujeres  nos manejamos por nuestras intuiciones  pocas veces nos equivocamos.

Según estudios neurocientíficos, el cerebro femenino posee además de gran sensibilidad e intuición, gran flexibilidad para adaptarse a los cambios. Por regla general las mujeres son más hábiles a la hora de leer los sutiles mensajes emocionales de otros, algo que se le atribuye a su intuición femenina. Nuestro papel en la historia ha permitido desarrollar más esta “capacidad” ya que  durante siglos, la mujer ha dependido del hombre para que la protegiera o darla un lugar en la sociedad. Esta situación la ha obligado a emplear al máximo sus habilidades para  analizar las expresiones de aquellos que tenían poder y  así manejar las situaciones para su supervivencia o conveniencia. Además su papel como madres les ha hecho estar siempre pendientes de las emociones de otro ser y poder desarrollar aun más  la capacidad de leer en forma instantánea señales tan pequeñas y sutiles, que muchas veces vuelan por debajo del radar de la mente consciente.

La intuición se  da en un   “estado mayor de conciencia” y debemos diferenciarlo del instinto.  El instinto habla de un patrón de comportamiento que está regido por la biología y la supervivencia de la especie.

Para el maestro indio Osho, el instinto es la inteligencia del pasado, es  algo muy antiguo, maduro y muy desarrollado. El instinto siempre es noble y te muestra el camino natural. En cambio, la intuición es el futuro, es pura solución, es tu ser más profundo, tu conciencia.

Todas las personas somos básicamente intuitivas todo depende  de lo desarrollada que la tengamos y la atención que le prestemos.

La intuición no esta peleada con la razón sino que la complementa.

¿ Cómo podemos cultivarla?

Cultivar la intuición requerirá por tu parte una atención consciente de lo que sientes y lo que piensas en los momentos en los que decidas entrenar tu intuición, según vayas practicando cada vez te serán más familiares las sensaciones y sabrás reconocerlas antes.

  • Silencio y escucha. Escucha esa voz interior que se comunica contigo cuando te mantienes en silencio y te dice  lo que piensas y lo que sientes,  Escucha simplemente sin juicios. Cuanto más la vayas conociendo te iras dando cuenta como llama tu atención cuando quiere comunicarse contigo. Es importante que aprendas a identificar cuanto te habla tu  ego, que se alimenta de las opiniones externas,  y cuándo lo hace la intuición, que está conectada a tu  esencia innata y lo que realmente eres.
  • Atenta a tus señales físicas. Presta atención a los síntomas que te muestra tu cuerpo.En el estómago hay neurotransmisores que responden al estímulo ambiental y las emociones, cuando estos se activan, puedes tener una sensación de incomodidad o lo que reconocemos como hormigueo. Esas señales sin duda te intentan advertir de algo.
  • Busca la coherencia, se trata de encontrar un equilibrio entre lo que pienso y lo que siento escucha y analiza el contenido de ambas “voces”, porque son complementarias y dale un espacio a la voz de la intuición para que trabaje con tu mente consciente y racional. Así podrás tener una visión más amplia y un mejor entre cuerpo y espíritu.

 

Y ahora ¿ ya sabes cuan desarrollada tienes tu intuición?

 

 

Deja un comentario

9 − siete =